La venganza de Ramsay, Mia Sheridan

viernes, 19 de enero de 2018

venganza-ramsay-mia-sheridanTítulo: La venganza de Ramsay
Autora: Mia Sheridan
Género: romántica contemporánea
Editorial: Phoebe
Sinopsis:
Brogan Ramsay ha vuelto a la vida de Lydia De Havilland, y ya no es aquel muchacho sensible y tranquilo que ella recuerda; se ha convertido en un hombre poderoso…, un hombre que busca venganza: Brogan no olvida que Lydia es la chica que lo engañó de la forma más cruel, dejando su corazón destrozado y a su familia en la calle…, pero tampoco olvida que es la única mujer capaz de quitarle el aliento, la única que sigue firmemente afincada en su alma. La única a la que puede amar.
Lydia De Havilland ya no es la princesita que por un capricho adolescente sedujo a Brogan Ramsay cuando este era uno de los peones del rancho de los De Havilland…, aunque ella nunca olvidó el escalofrío que experimentaba cuando él estaba cerca. Ahora Lydia tiene que enfrentarse al reencuentro con Ramsay y no se imagina qué podrá sentir en su presencia.
La venganza de Ramsay es una historia de traición e ira que nos habla de lo delgado que es el velo que separa el odio del amor, de la fuerza que puede llegar a tener el arrepentimiento y de lo poderoso que es el perdón. Porque cuando intentamos infligir dolor a los demás, invariablemente, es nuestro corazón el que sale más herido.

Brogan Ramsay me ha enamorado. No puedo empezar esta reseña de otra forma porque este chico Sheridan ha sido todo lo que esperaba y más: leal, bueno, decidido, con un sentido feroz de la justicia y sobre todo, con unos sentimientos profundos hacia Lydia, su primer amor que no desaparecen por mucho que el tiempo pase y por mucho que piense que le traicionó. El libro me ha atrapado de principio a fin y según vas conociendo al protagonista más caes porque lo tiene absolutamente todo!

He de decir que el prólogo ya te engancha porque pasan muchas cosas en muy pocas páginas y de repente hay un salto de siete años. En ese prólogo los dos protagonistas son adolescentes y les pillan en una situación de lo más comprometida, hecho que marcará la vida de Ramsay para siempre, pero no sólo él, si no que también Lydia se verá afectada por lo que pasó aquella tarde.

Lydia ha crecido rodeada de lujos, su padre fundó una empresa y le ha ido muy bien y no se había tenido que enfrentar nunca a problemas reales; su círculo de amistades se reducía a las compañeras de instituto, provenientes de familias adineradas como la suya, y que solo querían ir de compras y hablar de chicos. Hoy día la situación es bien distinta, con la empresa al borde de la quiebra hace todo lo posible, tras licenciarse en la universidad, para sacarla adelante aunque parece que está sola en el empeño porque su hermano Stuart actúa como si no pasara nada.

Sin embargo, la vida de Brogan fue muy distinta. Llegaron a Estados Unidos desde Irlanda, tras la muerte de su madre, cuando era apenas un adolescente, junto con un padre abrumado por las circunstancias que en seguida encontró consuelo en la bebida y con una hermana pequeña necesitada de cuidados médicos. Dentro de esa situación tan desfavorable tenían una casa, pues el padre era el jardinero de la familia De Havilland, aunque en muchas más ocasiones de las aconsejables era el propio Brogan quien se encargaba de hacer todo el trabajo.

La vida de Brogan dio un giro de 360 grados. Pasó de estar en la miseria tras su salida de la casa de los De Havilland a vivir de forma más que holgada: es dueño de diversos negocios, viste con la ropa más sofisticada y se mueve en los círculos más selectos. Pero hasta llegar hasta ahí tuvo que recorrer un camino del que no se siente muy orgulloso, por la gente con la que se juntó y lo que se vio obligado a hacer, pero una de las cosas que le impulsó para seguir adelante fue la venganza: vengarse de Lydia y su hermano y dejarles en la misma situación en que ellos le dejaron a él y su familia.


venganza-ramsay-mia-sheridan





Así pues, tenemos a una "princesita" y al hijo del jardinero que se encuentran años después del día que marcó sus vidas y aunque pueda parecer tópico cuando vas viendo cómo son en la actualidad y empiezas a conocer qué sentimientos y pensamientos tenían cada uno por aquel entonces te das cuenta que esta pareja tiene algo especial. Una de las mejores cosas del libro es que las voces narrativas se alternan, dando así una visión global de sus actuales vidas y cómo se van a enfrentar el uno al otro.

No quiero adelantarte mucho más pero sí te diré que tras una jugada muy desafortunada a las cartas de Stuart será Lydia quien tendrá que aceptar las condiciones que le presenta Brogan si es que quiere volver a tener el control de la empresa de su padre. A partir de aquí van a conocerse de verdad, como adultos y no como unos adolescentes y verán hasta dónde llegaban y llegan sus sentimientos y que vivir en el rencor puede no ser tan satisfactorio como perdonar y seguir adelante. No creas que va a ser un personaje odioso y rencoroso con todo el mundo, al contrario, su faceta más solidaria y altruista está en cada gesto y emociona ver cómo se comporta con quien necesita ayuda y cómo intenta que aquellos a quienes va conociendo no tengan que pasar por lo que él ha pasado.

A pesar de que Lydia me ha parecido un personaje muy inocente sí que creo que le da la réplica a Ramsay justo donde y cuando la necesita. Un hombre muy especial, que cuando habla en gaélico no puede ser más mono!, con una sensibilidad y un talento para los números que le hace diferente, pero que no siempre ha sabido gestionar sus sentimientos. Es ahí donde Lydia le demuestra que perdonar puede ser liberador, te permite avanzar en lugar de quedarte anclado en desear vengarte y hundir a la otra persona.

Las intervenciones de Fionn, el amigo y casi hermano de Brogan, son geniales todas, una lástima que Mia no tenga en mente hacer una historia para él porque seguro que sería impresionante.

Hay giros totalmente inesperados, uno en concreto no lo vi venir para nada y me dejó un poco en shock, tratos con gente poco recomendable debido a las deudas de juego de Stuart, intensidad en cada una de las escenas que tienen juntos, celos e intervenciones de mujeres del pasado y del presente de Brogan que harán dudar a Lydia sobre su relación, además de unas escenas tiernas y sexis entre los dos protagonistas. Si el prólogo ya te da una idea de cómo son estos dos, cuando van pasando cosas y reconectan, son amor puro. Me ha encantado cómo se va desarrollando y aunque la venganza está muy presente tampoco hay un ensañamiento excesivo. Se tratan muchos más sentimientos como la culpa y cómom afrontan los remordimientos por hechos del pasado.

Tengo que repensar mi ránking de chicos Sheridan, pero Brogan se ha situado en muy buena posición y una vez más recomiendo a esta autora porque aunque no todos los chicos te gusten en igual medida todas las historias tienen algo especial. Si eres fan de la autora necesitas a Brogan en tu vida y si aún no la has leído no dudes que empezar con éste, será todo un acierto. 

Te dejo los links a las anteriores reseñas: 
La voz de Archer 
La decisión de Stinger
La promesa de Grayson
Kyland

Y termino como empecé, Brogan merece la pena.

Alexandra Roma presenta... El Club de los Eternos 27

jueves, 18 de enero de 2018



La semana que viene por fin podremos conocer a Julien Meadow, el personaje protagonista del nuevo libro de Alexandra Roma que promete igualar e inluso superar a Sebastian de Hasta que el viento te devuelva la sonrisa
A lo largo de estos meses la propia autora ha ido dejando pequeñas pinceladas de esta historia pero aún así poco conocemos de cómo será este chico.
Quiero agradecer infinitamente a Alexandra esta presentación tan especia, no sólo por lo que cuenta de Julien, si no por el narrador, que no es otro que La Fama misma... Contadme qué os ha parecido y cuántas ganas tenéis que llegue el día 22.Por cierto, que ayer mismo la editorial puso a la venta desde su web el libro, así que si no queréis esperar al lunes, a por él ;)




LA FAMA
¿Por qué Julien Meadow? ¿Por qué de entre todos le elegí a él?

Podría recurrir a la respuesta fácil. Julien Meadow era un chico de Alaska atractivo. Rubio, sonrisa descarada y con los ojos de un color inventado para su mirada. Encumbrarle era más fácil con esa materia prima, pero mentiría si afirmase que fue el argumento principal de mi elección. Hay muchos jóvenes guapos que me anhelan, que luchan en mi nombre, que me llaman sueño, que ansían perderse en el espejismo de una fantasía que no existe.
Julien no me buscaba y, aun así, le encontré. Oí su voz. Aterciopelada. Rasgada. Única. Sin embargo, lamentablemente eso tampoco fue determinante. Hay demasiado talento repartido por el mundo. ¿Por qué, entonces? Porque captó mi atención, la curiosidad que despierta en mí el arte e hirió mi ego. Lo hizo sin darse cuenta, en el garaje, con un ridículo moño en la cabeza y unos movimientos que deberían estar penados con la cárcel. Lo hizo porque no me dedicaba la canción, porque yo era insignificante al lado de un gigante al que quería con toda su alma y por el que haría cualquier cosa.

Ver su esfuerzo, su lucha, su determinación por regalarle a través de su garganta un universo al grandullón me hizo seguir sus pasos. Pensaba que mi interés desaparecería conforme le conociera, conforme me diese cuenta que tan solo era un muchacho con un arsenal de chistes malos, algo engreído y que en lugar de las piernas usaba un monopatín.

Me confundí. Acercarme a Julien, descubrirle, fue lo que me hizo anhelarle. Tenía defectos, sí, muchos, y a veces se merecía una colleja, pero frente a todo eso estaba su lealtad, su buen corazón y esa extraña manía de utilizar todas las armas a su alcance para provocar sonrisas ajenas, como si supiera que solo así podía vivir en el interior de otras personas. Y, si me quedaba alguna duda de que le quería a él, se disipó cuando apareció ella, Crysta, y el torbellino de sentimientos me alcanzó, porque el rubio quería de un modo incondicional que se contagiaba, te atrapaba y provocaba que hasta un ser sin corazón supiese lo que se sentía al estar enamorado asumiendo todas las consecuencias.

Verles juntos era inspirador. Te permitía poner rostro a dos almas enredadas en un baile a veces delicado, a veces intenso, siempre verdad. Quise quedármelo. Para mí. Para que me activase. Para que me dedicase algunas de esas palabras que pellizcaban la piel de aquellos a los que hablaba. Para que alguna vez me desease como a la chica de la mecha roja y al chico enorme amante del queso.

Se lo di todo. Los Ángeles. Dinero. Lujo. Poder. Lo necesario para convertirle en la maldita estrella del Planeta, en mi rostro, el jodido artista que representaba mi magnificencia, la fama, y le perdí a manos de la decepción, los desfases y la mentira de un mundo que te absorbe. Yo, que le admiraba por todo lo que le hacía persona, le quité esa condición y le lancé de lleno a un agujero negro, sin tiempo, sin espacio, sin gravedad.

Uno en el que vaga perdido, solo, sin sonrisas en las que le apetece colarse. Fui egoísta y, en mi intento de que brillase en el firmamento para todo el mundo lo viera, apagué su luz. Y la necesito. Todos los que un día le conocieron lo hacen. Que regrese, que sus palabras salpiquen sus mejillas y su risa les abrace.  

¿Por qué Julien Meadow? ¿Por qué de entre todos le elegí a él?

Porque era especial. Porque a Julien Meadow no solo se le escuchaba, a Julien Meadow se le vivía.

¿A que ha sido alucinante? Pero esto no acaba aquí, un pequeño párrafo que contiene una frase para enmarcar:


“–Claro que no, Julien. –Se apartó y me miró con los cristales–. Nunca lo harás. –Se encogió de hombros y con la voz afónica de cantar pronunció la frase por la que ese concierto ha sido, es y será el más memorable de mi carrera–. Tú no eres de esos. Tú no robas el corazón a la gente, tú les recuerdas que lo tienen.”


Almas, Davinia Palacios

miércoles, 17 de enero de 2018

almas-davinia-palaciosTítulo: Almas
Autora: Davinia Palacios
Género: erótica
Editorial: autopublicado- editorial ringo rango
Sinopsis:
Cath lleva toda su vida deseando ir a Nueva York. Algo muy fuerte la atrae a esa ciudad desde que tiene uso de razón y no sabe explicar el por qué de la necesidad de ir a la Gran Manzana.
William, bombero en la ciudad que nunca duerme, vive tranquilo, disfrutando del sexo sin compromiso hasta que se encuentra con ella.
Un amor acabado trágicamente tiene la oportunidad de volver a vivir su historia. 
¿Conseguirán encontrarse y permanecer juntos? ¿Puede el amor perdurar más allá de los cuerpos? ¿Puede haber algo más fuerte y duradero que el deseo, capaz de llevarte a seis mil kilómetros de distancia?

Le tenía ganas a este libro y por suerte me tocó en el sorteo que organizó la autora por Instagram. Con una portada cuidada y preciosa te lo lees casi del tirón, con Nueva York como telón de fondo vas a descubrir porqué esta historia es diferente.

Empiezo contándote un poco de Catherine, que a pesar de este nombre, es española, y que gracias a un golpe de suerte inesperado puede cumplir su sueño de visitar Nueva York y pasar allí una temporada. Es una chica normal, fotógrafa, pero que no termina de encontrar su sitio y que desde que puede recordar siempre le ha fascinado esta ciudad. Deja a sus padres en España y se lanza a vivir en la ciudad de los rascacielos sin más pretensión que disfrutar de su estancia. Lo que nunca pensó es que conocería a quien pondría su vida del revés al poco tiempo de llegar.

Por otro lado está Will, bombero, y que vive su vida como él quiere. Adora su trabajo, su familia y sus compañeros, y que no ha tenido una relación seria en muchísimo tiempo. Es un chico guapísimo, con un físico de infarto y muy intenso en todo lo que tendrá que ver con Cath porque lo que siente hacia ella es algo que ni él se explica pero no lo esconde ni trata de hacer ver que es algo casual; él lo quiero todo y va a por ello.

Los primeros encuentros son geniales, muy divertidos y muy de comedia romántica pero pronto las cosas se van a poner intensas porque la atracción es muy fuerte y después de acabar la novela puedo decir que es erótica cien por cien. Hay una escena en particular, al principio, que es para partirse. Solo te diré: gimnasio, duchas y un pendiente que se pierde, jeje.

almas-davinia-palacios


Prácticamente todo el libro son escenas donde están ellos dos juntos y solos, compartiendo desde paseos por la ciudad como unas minivacaciones en las montañas, por lo que su relación fluye y crece a pasos agigantados. En una parte de la novela ella comenta que cada relación es diferente y que los tiempos para unos y otros no son los mismos. Desde luego, Cath y Will puede que vayan rápido pero según vas conociéndoles ves que no podía ser de otro modo.

Te preguntarás qué tiene de especial esta historia. Pues el prólogo te da una pista de lo que está por venir. En unas cuantas páginas que aparentemente no guardan luego relación con la historia actual puedes intuir que la conexión entre esta pareja no es cosa del ahora mismo, si no que de alguna manera, que tendrás que ir descubriendo en el libro, están ligados desde mucho antes...

El conflicto de la pareja va a venir por un hecho en el pasado reciente de él que les va a poner en una situación muy incómoda. La confianza que parecían tenerse se tambalea y todo lo que habían construido juntos en tan poco tiempo parece que puede desmoronarse.

También va a haber una historia secundaria con la amiga de Cath, Alba. Una profesional de éxito que lleva tiempo afincada en la ciudad y que encontrará el amor donde menos lo esperaba.

Como te he dicho es una historia que engancha, con muchas escenas de entre ellos, con los sitios emblemáticos de Nueva York y aunque es ella quien cuenta toda la historia en primera persona sí hay momentos donde será Will quien hable desde su punto de vista. Me hubiera gustado que esa conexión tan especial tuviera aún más presecia lo largo del libro, pero sin duda, si quieres una erótica con un punto diferente, esta novela es para ti.

¿Te animas a viajar a la Gran Manzana? Cuéntame!

Andrea Longarela, Neïra, presenta...Amor se escribe con H y otras maneras de decirte que te quiero

martes, 16 de enero de 2018


Cuatro chicas...cuatro vidas muy distintas...cuatro maneras de entender el amor...

De esta manera tan atrayente se presenta la nueva novela de Andrea Longarela, Neïra, que sale a la venta este mismo mes, el día 18. Tengo que confesar que tengo debilidad por lo títulos largos y éste lo es y mucho, jeje, además de tener una portada elegante con un firmamento lleno de estrellas que no puede gustarme más.

No sólo vas a poder conocer a Eva, si no a tres personajes femeninos más que, seguro, nos enamoran y mucho. Precisamente esta presentación va a centrarse en conocerlas un poco más, cómo son y a qué va a enfrentarse en las páginas de esta novela.

Antes de que la propia Eva nos describa a cada una de sus compañeras, vamos con una mini entrevista a la autora:

1. Por lo que podemos leer en la sinopsis, más que personajes principales y secundarios vamos a tener una novela coral con cuatro tipos de mujeres muy distintas, ¿cómo surgió la idea de esta novela?
Sí, así es. Tenemos una protagonista, Eva, que narra la historia y sobre la que cae más el peso de la trama, pero en esta ocasión también tres personajes secundarios que tienen mucho que decir. Está Carla, la hermana pequeña de Eva, y María y Gina, amigas de ambas.
La idea surgió sola según Eva y yo comenzábamos a conocernos. Me di cuenta de que ya en la bilogía Oliva disfruté muchísimo dando cierto protagonismo a sus dos compañeras de piso y amigas, Sonia y Maite, y me apetecía mucho hacerlo de nuevo, pero de un modo más grande. Además, la idea general de la novela era poder observar distintas formas en las que el amor puede manifestarse, así que el hecho de que fuera coral me lo puso más fácil.

2. Una virtud y un defecto de cada una.
Eva es una soñadora de manual, algo que nunca deberíamos dejar de ser, aunque la vida nos empuje a ello. Y pese a que con ella me cuesta pensar en defectos, diré que tiene un sentimiento de inferioridad un tanto arraigado.
Carla para mí es la ternura personificada, me provoca ese sentimiento inmediato. Por otro lado, es tozuda como ella sola y lo va a demostrar en más de una ocasión.
Gina es una persona decidida, que cree saber lo que quiere y no le importa lo que los demás piensen al respecto. En el otro lado de la balanza diría que tiende a encerrarse demasiado en sí misma.
Por último, María es responsable y prudente. Quizá esta virtud también pueda considerarse su mayor defecto, ya que puede llegar a serlo hasta el exceso, exigiéndose demasiado a ella misma.
Y, si me lo permites, te diré una virtud general que todas tienen, y es que son valientes. Cada una dentro de su propia historia me lo demostró de un modo u otro.

3. Seguro que vamos a ir viendo cuántas formas hay de decir “te quiero” en la historia, pero ¿qué busca cada una de ellas en el amor?
Buscar… supongo que buscan lo que cualquier persona, aunque cada una lo haga a su manera, alguien que las complete, que llene los vacíos, que despierte eso que nadie más consigue despertar. No obstante, hay una constante a lo largo de la novela y es que todas creen que saben lo que quieren, pero al final descubren que el amor no tiene por qué llegar de la forma que esperamos. A veces llega de la mano de la persona que menos pensamos que nos gustaría, con la que creemos que somos cien por cien incompatibles o, incluso, de alguien que siempre ha estado ahí mientras pasamos el tiempo buscándolo fuera.

4. Cuéntanos algo de los personajes masculinos.
Mmm… qué difícil me lo pones esta vez… porque no quiero desvelar demasiada información. Voy a centrarme en Eva y os voy a confesar que para ella quise crear un personaje que se alejara un poco de los que suelen gustar. Vale, sé que con esto no me vendo muy bien, pero es que la vida es así y no siempre nos colgamos por el chico perfecto, sino que a veces lo hacemos por uno que ni siquiera es muy simpático… ahí lo dejo.

5. Y, para finalizar, proyectos futuros hasta donde se pueda contar ;)
Este año viene cargadito de novedades. Después de Eva, llegará Carlota, la más joven de todas hasta la fecha, y lo hará antes del verano (en principio), pero de momento no puedo contar más. También espero poder publicar la segunda parte de la serie #PolosOpuestos. Si en la primera os contaba la historia de Jimena y Bruno, en la segunda entrega conoceréis un poquito más a un Oliver maduro cuya vida va a dar un giro de 360 grados. Crucemos los dedos para que podamos hacerlo en el 2018.
Por último decir que tengo alguna cosita ya planteada para el 2019, pero… para eso aún queda mucho camino por delante ;)
¡Gracias por todo, Sara!
 




 


" Era una romántica de manual. Soñaba con la boda, con los niños, el perro y una casa en las afueras donde pasar los fines de semana. No era clásica, pero lo deseaba y no podía evitarlo. Tanta novela rosa en la adolescencia había hecho estragos en mí. (Eva)


  


 



" Carla, en cambio, estaba enamorada del gustar, del cortejo, del coqueteo sano rayando lo infantil, que te permite sentirte deseada sin necesidad de acabar con esa tensión."




 

"María no era como yo, que no sabía controlarme la mayor parte del tiempo, ni como Gina, que era valiente por naturaleza, ni siquiera como Carla, que de vez en cuando se demostraba a sí misma que dejarse llevar era una opción; María tenía un pánico atroz a perder a la única persona con la que se sentía visible..."





 

"Gina era una romántica a la que el amor se le escapaba en cuanto lo practicaba. Era el desgaste por dejarse llevar por las emociones más extremas. 
- ¿Te acuerdas cuando me dio por comer helado de pistacho? Me gustaba tanto que me empaché y ahora soy incapaz de olerlo sin vomitar. Pues eso es lo que me pasa.
Gina se empachaba del amor en cuanto creía encontrarlo y por eso se pasaba la vida buscándolo." 

No me digas que no tienes aún más ganas de tener este libro entre tus manos y comenzar esta historia que promete ser una de las mejores del año. Pincha en el título para leer la sinopsis y apunta en el calendario, jueves 18 de enero!!

Cuéntame qué te ha parecido ^^